Centro de ayuda

volver

¿Qué diferencia hay entre un préstamo y una línea de crédito?


En un préstamo se entrega una cantidad fija de dinero al comienzo de la operación que se amortiza, normalmente, mediante cuotas regulares (mensuales, trimestrales, semestrales…) a lo largo de ese plazo. Los intereses se cobran sobre el total del dinero entregado y pendiente en cada momento.

En un crédito no se entrega dinero, se establece un límite hasta el que se puede disponer. Es decir, al cliente no se le entrega una cantidad de dinero al inicio de la operación, sino que podrá utilizarla según sus necesidades de cada momento. Puede ser que el cliente disponga de todo el dinero concedido, o solo una parte o nada. Solo se pagan intereses por el dinero del que efectivamente haya dispuesto, aunque suele cobrarse además una comisión sobre el saldo no dispuesto. A medida que devuelve el dinero, podrá seguir disponiendo de más, pero siempre sin pasarse del límite.

Los créditos también se conceden durante un plazo, pero a diferencia de los préstamos, cuando éste se termina, se puede  renovar por el mismo importe o ampliarlo o reducirlo.

Los préstamos suelen concederse para financiar la adquisición de un bien o servicio en concreto: un coche, un local, maquinaria, etc. Los créditos sirven más para cubrir necesidades de tesorería.

​​​bancopopular.es usa cookies propias y de terceros para ofrecerte una experiencia de navegación más completa introduciendo mejoras en función del análísis de datos.

Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Contratar Actaulización del navegador