Centro de ayuda

volver

Conceptos clave


Entidad Promotora: es toda entidad jurídica, corporación, sociedad, empresa, asociación, sindicato o colectivo de cualquier clase que está interesado e insta a la constitución de un plan de pensiones.
Entidad Gestora: sociedad anónima con domicilio social en España cuyo objeto social exclusivo es la administración de los fondos de pensiones.
Entidad Depositaria: entidad financiera encargada de la custodia y tenencia de los valores y demás activos financieros integrados en los fondos de pensiones. Cada fondo de pensiones tiene un solo depositario. Nunca podrá ser gestora y depositaria la misma entidad. La entidad gestora y la depositaria ejercen funciones de control mutuo con el fin de salvaguardar los derechos de partícipes y beneficiarios.
Comisión de Control: formado por representantes del promotor, partícipes y beneficiarios de forma que se garantice la presencia de todos los intereses. Partícipe: persona física que se integra en el plan y en cuyo interés se crea, con independencia de que realice o no aportaciones. Podrá ser partícipe de un plan de pensiones cualquier persona física sin límite de edad, residente o no residente, que tenga capacidad para obligarse y alguna contingencia que cubrir. Beneficiario: personas físicas con derecho a la percepción de las prestaciones en el momento en que se produzca cualquiera de las contingencias previstas (jubilación, incapacidad laboral, fallecimiento o dependencia) o cuando se den los supuestos de liquidez (enfermedad grave y desempleo de larga duración).
Derechos consolidados: los derechos consolidados están determinados por las aportaciones realizadas por los partícipes, así como por las que se les imputen, más los rendimientos obtenidos de las inversiones del fondo de pensiones. Una vez que el partícipe de un plan de pensiones adquiere la condición de beneficiario (comienza a cobrar la prestación), sus derechos consolidados pasan a denominarse derechos económicos.
Contingencias y supuestos de liquidez: un plan de pensiones se puede rescatar o hacer líquido cuando se producen determinadas circunstancias que, en términos técnicos se denominan “contingencias”: jubilación, fallecimiento, incapacidad laboral y dependencia. En el año 1999 se regularon los llamados “supuestos de liquidez”: enfermedad grave y desempleo de larga duración, situaciones en las que también es posible rescatar el ahorro acumulado en el plan de pensiones

​​​bancopopular.es usa cookies propias y de terceros para ofrecerte una experiencia de navegación más completa introduciendo mejoras en función del análísis de datos.

Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Contratar Actaulización del navegador